26
Mar

¿Hay un precio justo?

Escrito el 26 marzo 2009 por Francisco López Lubián en Corporate

El culebrón de la esperada fusión entre British Airways e Iberia está poniendo de manifiesto, una vez más, la importancia de encontrar un precio razonable en este tipo de operaciones.

¿Cómo puede establecerse un precio adecuado en una operación de compra-venta de empresas? Si las empresas cotizan, su precio de mercado suele ser un referente sobre el valor de una participación minoritaria, ya que suelen tener un accionariado disperso. ¿Debe ser este el precio con base en el que se articule la operación? No necesariamente, ya que el mercado no tiene por qué estar reflejando las expectativas futuras que la operación provoca en ambas partes.

En consecuencia, tanto si las empresas cotizan como si no es necesario llevar a cabo una valoración económica de las mismas, basada en supuestos razonables,  para determinar un precio razonable. Sin entrar en detalles técnicos y dando por aceptada la razonabilidad de los supuestos empleados, un simple ejemplo puede ayudar a entender la lógica de este proceso de valoración.  Supongamos que A quiere adquirir B: ¿cómo estimar un precio razonable de B para A? Bajo la perspectiva de A, se debería estimar los valores de A y  B en un escenario de no realización de la operación, y el valor de B en un escenario de control por parte de A, es decir, el valor que para A tiene B incorporando las sinergias que dan fundamento a la operación. Lógicamente, este valor de B para A sería el precio máximo que debería pagar A por una participación mayoritaria (ó de control) de B, que sería líquida si B cotizara.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar