1
Jun

Retos actuales de la función financiera (2)

Escrito el 1 junio 2009 por Francisco López Lubián en Uncategorized

 

 

Evitar la trampa del corto plazo

En una entrevista publicada en un suplemento dominical del New York Times, en noviembre de 1999, Peter Drucker afirmaba que la tarea más importante para cualquier directivo es alcanzar un correcto equilibrio entre el corto y el largo plazo.

 Como en tantas otras ocasiones, el viejo profesor había dado en el clavo. En efecto, es relativamente frecuente encontrar actuaciones directivas en las que prevalecen las consideraciones a corto sobre los efectos a largo, porque se piensa que los mercados financieros solo valoran el corto plazo. Por ejemplo, estudios recientesmuestran que una mayoría de directivos no invertirían en un proyecto que ofreciese una TIR superior al WACC si esa inversión llevase un incumplimiento del beneficio por acción (bpa) anunciado. Y más del ochenta por ciento de los ejecutivos encuestados respondieron que, para asegurar el objetivo del bpa, no dudarían en cortar gastos en I+D, incluso considerando que estos recortes podrían destruir valor a largo plazo.

 No es fácil superar la miopía de la rentabilidad contable, especialmente cuando en la retribución variable se prima el resultado individual basado en resultados contables y a corto. Se hace entonces realidad lo que afirma el viejo dicho sobre la diferencia entre una buena empresa y una buena inversión: a corto plazo, una buena empresa puede no ser una buena inversión, y viceversa.

 ¿Cómo evitar la trampa de la visión cortoplazista en la que predomina la mentalidad de pura supervivencia y la preocupación por lo inmediato? No olvidando que:

 1) En las decisiones empresariales es necesario distinguir entre viabilidad y  rentabilidad económica, y entre rentabilidad aparente y rentabilidad real.

 2) La estrategia de una empresa puede entenderse como una cartera de proyectos con diferentes horizontes temporales: en unos prevalecen los resultados a corto, mientras que otros deben ser analizados como creadores de oportunidades futuras. Esta cartera de proyectos debe producir un conjunto equilibrado en términos de viabilidad económica (corto plazo) y rentabilidad económica (largo plazo) ajustada por el riesgo.

 Implantar este cambio de mentalidad en la empresa no es tarea fácil, ya que supone un cambio cultural que, frecuentemente, la dirección financiera debe liderar. O en el que al menos debe involucrarse de manera muy activa. 
 

Comentarios

rabaty 31 agosto 2013 - 15:47

Recommeneded websites…

Here you’ll find some sites that we think you’ll appreciate, just click the links over…

rabaty 31 agosto 2013 - 17:26

You should check this out…

I saw this really good post today….

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar