- Finance Weblog - https://finance.blogs.ie.edu -

Cambios normativos en Energías Renovables I

El pasado 03 de Febrero la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha enviado al sector eléctrico la orden de estándares que fija la nueva retribución para las energías renovables y la cogeneración, de acuerdo al desarrollo del Real Decreto –ley 9/2013 de 12 julio.

Este texto debe aprobarse todavía y existe un plazo para que los agentes del Mercado puedan plantear alegaciones al mismo, por lo tanto habrá que esperar a que sea definitivo.

Las bases de este marco retributivo se han recogido en la Ley 24/2013, de 26 de diciembre del Sector Eléctrico, fundamentalmente en el artículo 14, concretando igualmente, los criterios y la forma de revisión de los parámetros retributivos para las instalaciones de producción a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos con regímenes específicos.

De esta forma, los parámetros retributivos se fijarán por periodos regulatorios que tendrán una vigencia de seis años. Estos parámetros retributivos podrán revisarse antes del comienzo del periodo regulatorio. Si no se llevara a cabo esta revisión se entenderán prorrogados para todo el periodo regulatorio siguiente.

La Ley 24/2013 de 26 de diciembre, además determina que legalmente se fijará antes de cada periodo regulatorio el valor sobre el que girará la rentabilidad razonable de lo que reste de vida regulatoria y que en ningún caso podrán revisarse una vez reconocidos, la vida útil regulatoria ni el valor estándar de la inversión inicial de una instalación.

Por otra parte, preceptúa esta ley que cada tres años se revisarán para el resto del periodo regulatorio las estimaciones de ingresos por la venta de energía generada, valorada a precios de mercado de producción, en función de evolución de los precios de mercado y las previsiones de horas de funcionamiento.

La citada ley, recoge que el primer periodo regulatorio se iniciará en la fecha de entrada en vigor del Real Decreto –ley 9/2013 de 12 julio y finalizará el 31 de diciembre de 2019.

Para el cálculo de los parámetros retributivos de las instalaciones tipo, se considera como rentabilidad razonable, el rendimiento medio en el mercado secundario de las obligaciones del Estado a 10 años de los 10 años anteriores a la entrada en vigor del Real Decreto-ley 9/2013 de 12 julio, esto es el periodo comprendido entre el 1 de julio de 2003 y el 30 de junio del 2013. Este valor es el equivalente a 4,398 por ciento, que una vez sumado los 300 puntos básicos, hacen que el valor de la rentabilidad razonable sea el 7,398 por ciento.

El valor estándar parte de la suma de la potencia nominal de las instalaciones y para la potencia pico a efectos de cálculo, se ha tomado un incremento medio del 15% respecto a la potencia nominal.

Se establece un valor estándar de la inversión inicial de cada instalación tipo, en base a los estudios de instalaciones reales, análisis de informes específicos y datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Dicho valor inicial permanecerá invariable para cada instalación tipo hasta el final de su vida útil regulatoria, según lo establecido en la Ley 24/2013 de 26 de diciembre.

El régimen retributivo durante el periodo de vida regulatoria ( 30 años desde el día siguiente de la fecha de puesta en marcha de las instalaciones) se basa en una retribución por la venta de energía valorada a precios de mercado, una retribución especifica compuesta por un término por unidad de potencia instalada, que cubra los costes de la inversión para cada instalación tipo que no pueden ser recuperado por la venta de la energía en el mercado, al que denomina Retribución a la inversión, y un término a la operación que cubra , en su caso, la diferencia entre los costes de explotación y los ingresos por la participación en el mercado de dicha instalación tipo, al que se denomina Retribución a la operación.

Una vez que las instalaciones superen la vida útil regulatoria, dejarán de percibir la retribución a la inversión y la retribución a la operación.

Para el cálculo de costes de explotación, se han tenido en cuenta los costes asociados a la generación eléctrica para cada tecnología necesarios para realizar la actividad de forma eficiente y bien gestionada.

Para el cálculo de horas en funcionamiento se han considerado las horas anuales medias reales por año desde la puesta en marcha que han realizado las instalaciones según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, y partiendo de estos valores se han establecido el número de horas mínimo para la retribución a la inversión, el umbral de funcionamiento para poder cobrar algo y número de horas máximo a efectos de la retribución de la operación.

El resumen es que establecen un sistema de retribución basado en un precio estándar de una instalación tipo y además existe otra retribución de la operación basada en un numero de horas de funcionamiento. El resto de energía irá calculada a precios del pull de la energía.

Este método de cálculo es efectivo desde el 14 de julio del 2013, fecha que se aprobó el Real Decreto –ley 9/2013 de 12 de julio.